26 abril, 2009

Vicios

Mi exagerada permanencia en facebook el día de hoy me ha hecho cuestionar lo que comunmente llamamos vicio.

¿Son buenos los vicios? ¿Cuáles son? ¿En qué medida me perjudican cuando se ejecutan bajo mi pleno consentimiento?

Creo que un vicio primordial en mi vida puede ser el cigarro. Me encanta fumar. De hecho ahora estoy fumando el último pucho que me queda. Como lo explica la real academia española en su acepción número seis, es un gusto especial o demasiado apetito de algo que incita a usarlo frecuentemente y con exceso (1). Claramente me doy cuenta del exceso, sobre todo hoy cuando me desperté después de haberme fumado hasta los dedos en la fiesta que fui anoche. Y para qué decir del apetito que siento nuevamente en la mañana cuando llega una amiga instando la sociabilización.

Me encanta. Me encanta el cigarro con café, con una piscola, con una cerveza, con un amigo, con el celular, con el computador, con el blog, con chicle, con la caminata, con media luz, con oscuridad, con silencio...

Sin embargo me carga el cigarro con sueño, con mucha luz, con playa de día, con viento, con nieve, con helado, con leche, con fruta, con chocolate y con pasteles.

Si estoy consciente de cómo me gusta y cómo no, y lo intento evitar cuando me enfrento a esas situaciones, significa que estoy adoptando el vicio como un complemento positivo a mi vida en el sentido de ponerme más cómodo frente a circunstancias, o significa que estoy agregando a ese vicio algunas mañas que lo convierten en un defecto abominable de mi persona?

Comencé hablando del facebook porque en cierta medida creo que me envicié, por lo menos hoy. Me la pasé escogiendo los top 5 de cualquier huevá y luego descubrí el popular juego de las pelotas que revientan y ganas millones de puntos. Esta hipnotizante pantalla me incita a mover la flecha del mouse con una concentración máxima al ritmo de alguna canción equis que está reproduciendo el itunes.

Será un nuevo vicio realmente? Igual he dejado de hacer cosas por otras banales (no me refiero sólo al facebook), todo bajo mi consentimiento. Parece que no es bueno.

No sé a qué voy con esto, todavía está en cuestión.

Si quiere más información, diríjase a mi perfil de facebook donde encontrará las 5 cosas a las que soy adicto.

Citas
(1) Real Academia de la Lengua española, vigésima segunda edición, www.rae.es

7 comentarios:

+ma dijo...

deino, hay cachao la gente sin límites?, y con mulas que regulan esos sinlímites?, creo que de eso estamos hablando(¿de qué estabamos hablando?). Al final se introduce en tu rutina algo ajeno. Pero, la verdad, placentero...al menos lo que uno cree. Porque la gracia del cigarro es que sacia esa ansiedad que él mismo te provocó, de fumar y sentirte pleno por eso. En cierta medida te genero un deseo que se cubre con plata. Igual ...charcha si pensai, pero a su vez rico poder tener placeres cada cinco minutos cuando teni plata y no estás tomando leche (tú) jaja.
Yo siempre dejo de fumar cuando me resfrío..., estamos hablando de una semana no más, pero mi cuerpo lo rechaza heavy...y mi cabeza lo llama nuevamente pero en forma de mentolado cigarro mentirosamente más sano.
Que vamos a hacer, desde ahí que fumo mentolado y desde ahí que estoy dejando de fumar según mi percepción jajaj.
pura mula.

vivan los vicios que hacen más vivible esto.

bacán tu blog deino,,,
sino fuera porque me obligas a escribirte,...
no escribiría jajaja
(es casi un vicio a este punto)

te pasasste!


beso
+mo

d a n o dijo...

es como el personaje del principito que toma para olvidar que toma. Claramente es un círculo vicioso que es provocado por el mismo objeto que se introdujo en tu vida y tiene necesidad del mismo constantemente.

Buen punto cruzma!

te gusta fumar tomando leche?
yo en verdá lo encuentro insano

+ma dijo...

me gusta el café con leche junto a un cigarro!!! es esto penado por tu moral cigarrera??? no seré más parte de tu círculo social cancerígeno???

d a n o dijo...

jajaj
tú sabes que necesitamos del cigarro para fomentar nuestra amistad.
Obvio si la leche queda reducida al 20% de su recipiente porque el resto es café, es rico fumarse un pucho...

Pero no podí fumarte uno tomando leche con plátano

o frutilla!

En verdá la leche con frutilla la deberían eliminar del mercado

catalina dijo...

D, no conocia esta faceta tan reflexiva tuya.. me intriga...me encantó tu descripción de como tu vicio se lleva bien con algunas cosas y con otras no!! increible!

Vipsy dijo...

...Yo tbn soy una viciosa...quizás ser vicioso obedece a ser medio obsesivo...puede ser? jaja...

Cuando uno esta complicado por cualquier motivo la mayoria de las veces uno se acerca a cualquier vicio que "evada" un poco, o por un rato la angustia...

Todos los dias lucho un poco por dejar atrás esas costumbres que son placenteras, pero en exceso, claramente hacen mal...

Thania dijo...

creo q mi vicio favorito es el chocolate... no importa en que forma este llegue... TENGO q saborearlo... simplemente no puedo vivir sin el... más q un vicio es una adicción... pero de las mejores... me acompaña en todo momento... no importa por el momento q pase... es siempre la mejor compañía... caminando por el centro entre los cientos de personas apuradas... acostada en mi cama viendo una película... conversando con amigos... etc... si.. lo reconozco soy una adicta al chocolate de tomo y lomo... y sabes q?... ME ENCANTA SERLO!!!